El trabajo en la nube: la tecnología online

Cada vez se escucha más el término “tecnología de nube” o aplicaciones y programas que se ejecutan en la nube. Pero ¿qué es esto?. Se trata de una nueva tendencia de software, donde las aplicaciones no se ejecutan en local, sino que se acceden a ellas a través de Internet. Ya no se tiene que instalar una enorme cantidad de archivos en el ordenador, ya que el programa que se desea utilizar, se ejecutará directamente desde el servidor del proveedor de software, aligerando su disco duro

Cada vez más personas están creando documentos, elaborando presentaciones, escribiendo correos, compartiendo fotos y socializando en la nube y alojando ahí datos de almacenamiento de aplicaciones y plataformas sobre infraestructura compartida y entrega da a través de un navegador Web de su ordenador.

Las aplicaciones en la nube nos están haciendo cambiar la mentalidad con respecto al software. Ya no interesa hacer grandes inversiones en infraestructuras para que nuestra empresa sea competitiva a nivel de tecnología. Uno de los primeros aspectos que marcó la tendencia hacia este tipo de infraestructuras era la seguridad. Está comprobado que el 60 % de la información reside en portátiles de forma no segura, el 10 % de los portátiles se extravían o te los roban durante el primer año y el 66 % de los lápices USB de almacenamiento se pierden conteniendo información relevante y confidencial de la empresa.

Por estos motivos, y otros muchos que veremos en el presente artículo, hay que delegar esta responsabilidad a empresas especializadas en tecnología en la nube y preocuparnos sólo de la estrategia empresarial.

Las ventajas de utilizar aplicaciones en la nube

Son numerosos los beneficios que una empresa, con independencia de su tamaño y sus características, puede obtener al empezar a trabajar en la Nube. Entre ellos cabe destacar la flexibilidad, la seguridad, la rapidez en la implementación, el aumento en el rendimiento, así como una significativa reducción de costes, entre otros factores, por la eliminación de la inversión en servidores físicos, etc.

Flexibilidad:

Satisfacer cualquier demanda de forma casi inmediata es posible gracias a la gran capacidad de los servidores remotos en los que se encuentran alojados todo tipo de servicios. La flexibilidad en este sentido es vital y, sin duda, la inmediatez de respuesta que proporciona esta tecnología Rajen Sheth — Senior Product Manager for Google Apps – la información, lejos del disco duro. Es uno de los motivos más valorados y determinantes para la adopción de la Nube o Cloud Computing.

Recuperación ante desastres:

Esto ya no debe ser una preocupación para las empresas que han optado por los servicios basados en la Nube, ya que esta tecnología proporciona a las empresas todo tipo de servicios, entre ellos, los dirigidos a la recuperación de todo tipo de información tras un posible desastre. Son servicios que permiten mantener una copia exacta del servidor, para solucionar con rapidez y de forma eficaz un problema inminente.

Reducción de costes:

El modelo de facturación “pay as you go” utilizado en la tecnología del Cloud supone una considerable reducción de los gastos generales, tales como los derivados de actualizaciones de software, servidores para el almacenamiento de datos, mantenimiento, etc. Los servicios basados en la Nube se pagan en función del consumo y, por tanto, el precio dependerá de las necesidades de cada empresa y de la utilización que cada una realice de sus servicios. De este modo, la inversión inicial es mucho menor y los costes generales se reducen significativamente con respecto al sistema tradicional.

Implementación rápida:

La sencillez y simplicidad de esta tecnología es quizás una de sus mayores ventajas. La disponibilidad en Internet, dónde no se requieren instalaciones previas de hardware/software para empezar a operar, y la única condición indispensable es la de disponer de conexión a Internet. Por tanto, su implementación es rápida, sencilla y ágil.

Actualizaciones automáticas:

La tecnología de la Nube o Cloud Computing permite la actualización automática de todas las aplicaciones alojadas en el servidor conservando, eso sí, todas las personalizaciones e integraciones realizadas previamente durante la actualización. Además, los propios proveedores de la Nube se encargarán en todo momento del mantenimiento del servidor y, con ello, de todas las actualizaciones que sean necesarias.

Trabajo en colaboración:

La Nube permite que todos los empleados, donde quiera que estén, puedan sincronizar y trabajar sobre los mismos documentos, al mismo tiempo, a la vez que comparten las mismas aplicaciones de forma simultánea. Un estudio de Frost & Sulli van revela que las empresas que invierten en esta tecnología de colaboración obtienen un retorno de la inversión de hasta un 400%. Es posible afirmar, por tanto, que el trabajo en colaboración aumenta indefectiblemente la eficiencia y, en consecuencia, supone una importante mejora en las ganancias de la compañía.

Integración de servicios:

Por su naturaleza, la tecnología del Cloud se puede integrar con mucha mayor facilidad y rapidez con el resto de las aplicaciones empresariales (tanto software tradicional como Cloud Computing basado en infraestructuras), ya sean desarrolladas de manera interna o externa.

Competitividad:

La Nube pone al alcance de la pequeña y mediana empresa una tecnología avanzada, que permite optimizar el trabajo, dar respuesta a las posibles demandas – más rápidamente que empresas más grandes -, optimizar sus negocios y, en definitiva, lograr una importante mejora competitiva en el mercado, además de una reducción de costes e inversión de forma clara y significativa. Esto brinda a las pequeñas y medianas empresas la posibilidad de poder competir con las organizaciones grandes, que hasta ahora contaban con muchos más recursos que ellas.

Es evidente que estamos ante un nuevo concepto tecnológico, un nuevo modelo de prestación de servicios de negocio que supone un cambio significativo en la forma de trabajar con respecto al sistema de trabajo tradicional utilizado hasta ahora.