Tipos de Aplicaciones en la nube

Existen muchos tipos de aplicaciones que puedes encontrar online. Como bien sabrás, hay aplicaciones que puedes instalar en tu ordenador o en tu móvil y trabajar con ellas de manera offline. Sin embargo, también hay otras que puedes ejecutar directamente desde tu navegador de Internet. A esas se las conoce como aplicaciones en la nube.

Vídeo, música y entretenimiento: apps de todo tipo online

Aunque hoy nos queremos centrar en un apartado más funcional, más útil para ámbito laboral, tenemos a nuestra disposición muchas otras aplicaciones más lúdicas. Por ejemplo, hay apps para escuchar música o reproducir vídeos, o incluso apps para descargar música gratis como las que puedes ver en www.tuapppara.com/descargar-musica-gratis, donde tienes un gran recopilatorio de este tipo de aplicaciones.

Aplicaciones online: sin descarga ni instalación

Ahora, vamos a ver un apartado un poco más técnico. Queremos centrarnos en esas aplicaciones que se pueden utilizar en la nube que sirven como almacenamiento. Estamos hablando de aplicaciones como Dropbox o Drive.

Las nubes tienen una clasificación según su privacidad

Cloudprivada

En el modelo de nube privada, las empresas administran su propio servidor y hardware de almacenamiento, lo que proporciona mayor flexibilidad cuando es necesario cambiar las cargas de trabajo. Si bien esta opción proporciona un alto nivel de seguridad, también conlleva una inversión inicial elevada y altos niveles de gestión. Este tipo de aplicaciones Cloud están pensadas, sobre todo, para empresas con las aplicaciones muy criticas y que necesitan cumplir estrictamente con las normas y regulaciones administrativas del país.

Cloud Pública

Amazon Web Services y Mozy son dos ejemplos de nubes públicas puras. Estas ofertas pueden ser atractivas para las empresas que buscan un acceso inmediato al almacenamiento y otros servicios a través de un portal en linea. Empresas como éstas tienen pocas limitaciones regulatorias. Por ejemplo, las empresas sin recursos de TI, suelen implementar soluciones de nube pública, al reducir la necesidad de tener recursos y personal dedicado. Sin embargo, las nubes públicas trabajan en un modelo de suscripción, por lo que cuando más datos se almacenan, mayor es el costo de mantenimiento.

aplicaciones para escuchar y descargar música

Cloud Híbrida

En el modelo híbrido de nube, las empresas puede designar que datos se alojan en Cloud. Este método ayuda a proporcionar una mayor seguridad en las aplicaciones de misión crítica, al mismo tiempo que se aprovecha la ventaja de controlar los costos de todos los servicios contratados. Muchas compañías deciden emplear este modelo de Cloud Computing, al proporcionar lo mejor de ambos mundos.

Pero entonces, ¿qué modelo debe utilizar mi empresa?

Hay que pensar en los patrones de carga de trabajo, en los niveles de servicio requeridos, en el sistema regulador y en las aplicaciones críticas se vayan a desplegar, teniendo en cuenta además, que las nubes privadas y públicas tienen un conjunto único de ventajas e inconvenientes.

La decisión final la deben tomar las compañías, pero trazar un plan personalizado para satisfacer las necesidades de almacenamiento sigue siendo prioritario para pequeñas y medianas empresas, y Cloud Computing puede ser la alternativa que estaban buscando.

¿Qué inconvenientes presentan este tipo de aplicaciones ?

Percepción de inseguridad: Datos y lógica de negocio fuera de tu empresa

Integración: Dificultad para integrar los recursos cloud con los sistemas inhouse

Disponibilidad: Sujeto a paradas por mantenimiento programadas por el proveedor y no por el cliente.

Fallos: Dos puntos de fallo externos a tu infraestructura: Proveedor de servicios cloud y proveedor de Internet.

¿Qué pasaría si nos quedamos sin internet?

Que te quedas sin acceso al recurso que tengas contratado ya sea software, hardware o una plataforma para la ejecución de aplicaciones (paas) durante el tiempo en que Internet no esté disponible.

Habría que valorar durante cuánto tiempo puedes estar sin acceder a la aplicación o servicio “cloud” y estudiar la posibilidad de contratar otra línea de bajo coste con menos prestaciones a otro proveedor de Internet ya que, aún con este sobrecoste y los bajos precios de los servicios “cloud”, puede que resulte interesante.

Considerar también la opción 3G para que pueda darte la cobertura necesaria en caso de apuro, sobre todo porque hay tarifas que dependen del consumo y si no consumes no pagas. Independientemente de esto, normalmente todas las aplicaciones en la nube tienen un servicio de sincronización, con lo que los datos más críticos que tenemos en la nube, los tenemos también en local. De esta forma, podríamos seguir accediendo a los datos sin tener conexión a la red.

¿Cuáles son las formas de pago del cloud computing?

Por potencial uso del software o hardware (suscripción).- Es decir un precio fijo por el periodo y puedes hacer uso las veces que quieras sin restricciones. Existen diferentes posibilidades:

Usuario: Se paga en el periodo por el número de usuarios que utilizan la herramienta, no suele ser nominativo.

Funcionalidad: Se paga en el periodo por el uso de una funcionalidad en concreto.

Tarifa plana: Se paga en el periodo, sin restricciones en el número de usuarios, ni recursos.

Por uso: Se paga por la cantidad consumida de los recursos, normalmente CPU/hora, GB consumidos, ancho de banda de entrada y salida, etc…

 ¿Qué costes puede reducir el cloud computing?

Son varios los ahorros que puede traer la adopción del cloud computing en las empresas. Los costes más importantes que podemos reducir e incluso anular son: adquisición de hardware, energía, establecimiento de seguridad, establecimiento y mantenimiento de la redundancia, costes de exceso de capacidad, de personal y por último el coste de oportunidad.